La ola de calor alcanza su punto máximo con alerta roja en Granada, Zaragoza, Teruel y Albacete tras una noche infernal | clima y medio ambiente

Segundo día de la ola de calor y pico del episodio extremo, en el que la alerta roja, máxima, se transmite desde Jaén y Córdoba a Granada, Zaragoza, Teruel y Albacete, por el peligro de alcanzar los 44º en la provincia andaluza , 43° en el aragonés y 42° en el castellano-manchego. Además, el aviso naranja, que es el segundo nivel de la tercera escala, se encuentra en las regiones de Andalucía, Baleares, Cataluña, Madrid, Murcia, Navarra y Comunidad Valenciana entre 43° y 37°; y amarilla, mínima, en Castilla y León, Extremadura, La Rioja y Canarias, donde se esperan entre 39 y 34 grados. Más de 36,5 millones de personas en 13 regiones viven bajo advertencia de altas temperaturas.

También existe riesgo de tormentas secas, que dejan poca o ninguna agua para muchos aparatos eléctricos y rachas de viento muy fuertes, en el interior de esta península, especialmente en Andalucía, Aragón, Cataluña, Murcia, Castilla Mancha y la sierra. Comunidad Valenciana, donde existe un aviso amarillo. El riesgo de incendios va de muy alto a extremo en gran parte del país, sumado a la neblina, especialmente en el sur y este de la península y en los dos archipiélagos.

El lunes, primer día del episodio, Loja (Granada) encabezó el top ten de temperaturas máximas más altas medidas en la red de observatorios de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) con 44,5 grados, seguida de valores en torno al puesto 44 en la misma provincia, Albacete y Córdoba Wajian. En otras redes, como Suremet, centrada en el sureste peninsular y establecida por la Sociedad Meteorológica FrostSE, se ha alcanzado el 45,1° Puente Tablas (Jaén). Con todo, se registró “ningún registro” en la red principal de Aemet.

Dormir era tarea casi imposible, con noches calurosas, en las que los termómetros no bajaban de los 25 grados, en puntos del mar Mediterráneo y el interior de la mitad central y sur. Según datos provisionales, “en Víznar (Granada) se midió la mínima más alta del país, que fue de 29,6 grados”, las cuatro décimas de una nueva categoría de noches que muchos expertos ya llaman Infierno, detalla Rubén Del Campo, portavoz de Emmett. La segunda mínima más alta la marca Válor (Granada), con 27,4 grados. Por capitales de provincia, Almería con 26,7° es la que más sufre, Palma con 26,5°, Jaén con 26,2° y Melilla con 26°. En Barcelona, ​​la temperatura más baja fue de 25,2 grados y en Madrid, una noche tropical -como se llama a las noches cuando no baja de los 20 grados a los 23,6 grados-.

La información es la herramienta número uno contra el cambio climático. Suscríbete.

Participar

Durante la jornada se sumarán este martes algunos grados en el este peninsular y en Canarias. Así, “se superarán los 35 grados de forma casi generalizada, con la excepción del Cantábrico, y rondarán los 40 grados en amplias zonas del centro y sur peninsular, así como en el noreste, dentro de Mallorca”. y Gran Canaria”, avanza. Portavoz de Emmett. Los valores más altos “serán 44°/45° en el Guadalquivir y en el interior del sureste, especialmente en el este de Andalucía y Murcia”. Además, mucho cuidado en la depresión central del Ebro, ya que puede alcanzar los 43 grados o incluso los 45 grados.

Y el miércoles, “habrá hipotermia en el norte, donde los valores sí serán los de ese momento, pero no en el resto”. Las temperaturas dentro de la Comunidad Valenciana y Baleares también descenderán algo. Sin embargo, podría haber un resurgimiento en el sur de Andalucía, Murcia y Canarias. Por tercer día se superarán los 35 grados en el centro y sur peninsular, las comarcas del este y Baleares.

“Las temperaturas más altas, superiores a los 40°/42°C, se esperan en el Guadalquivir y el sureste peninsular donde, especialmente en el este de Andalucía y Murcia, se pueden superar los 42°/44°C”, detalla Del Campo. En Canarias supera los 34 grados en muchos puntos y los 40 grados en el sur de Gran Canaria. La niebla continuará, pero en la península tenderá a calmarse y no habrá precipitaciones, salvo alguna lluvia ligera en el Cantábrico. Con estas previsiones en la mano, no habrá avisos rojos y las regiones en alerta se reducirán a 11, junto con Ceuta y Melilla.

El jueves las temperaturas descenderán en la mitad oriental peninsular, especialmente en el sureste, así como en Baleares, donde Emmett acabará en principio con la ola de calor, aunque las temperaturas seguirán subiendo muy alto, por encima de los valores normales, en las comarcas peninsulares, Tercio Sur y Baleares ese día y el viernes. “No se puede descartar que se siga cumpliendo el criterio de olas durante la segunda mitad de la semana, pero se ha llegado a un punto. De hecho, toda la semana será muy calurosa”, resume del Campo.

En Canarias, que se sumará este martes a la fiesta del calor, el organismo ha descartado finalmente una ola de calor, pero descarta un episodio cálido con miércoles y jueves los peores días, cuando interfiere la niebla. A partir del viernes o sábado, es probable que se produzca un descenso notable de la temperatura en el archipiélago, cuando las temperaturas volverán a la normalidad. En la Península y Baleares, en cambio, puede haber un nuevo máximo en algunas zonas antes del fin de semana.

Puedes seguir el clima y el medio ambiente en Facebook y GorjeoSeñale aquí para recibir Boletín semanal

Leave a Comment