Los neandertales dejaron misteriosas marcas de dedos en esta cueva hace 57.000 años

Los rastros descubiertos recientemente en la pared de la cueva de La Roche-Cotard, en el valle del Loira en Francia, que se han atribuido a los neandertales, pueden tener más de 57.000 años. Junto con los grabados rupestres encontrados hace unos años en cuevas de Málaga, Cantabria y Cáceres (que datan de hace más de 64.000 años), los de la Cueva Francesa representan algunas de las primeras pinturas conocidas realizadas por aquellos homínidos que llegaron a Europa para convivir con humanos anatómicamente modernos.

¿Cómo es la nariz de un neandertal?

adicional

Un equipo científico liderado por profesores de la Universidad de Tours (Francia) publicó el estudio esta semana en la revista Plos One, donde señalan que gracias a las capas de la tierra, incluso se puede especular sobre huellas humanas de más de 70 mil años

Con este artículo, la cuestión de la complejidad cultural de los neandertales vuelve al centro del debate, aunque, según los propios expertos, todavía se sabe relativamente poco sobre su expresión simbólica o artística. Pues aunque se han encontrado pruebas de algunos de sus productos simbólicos, sus interpretaciones encierran muchos misterios.

De ahí la importancia de este trabajo, ya que Jean-Claude Marquet y sus colegas de Francia, Dinamarca, Portugal, Hungría y Suiza identificaron algunas marcas no pictóricas dentro de la cueva que podrían interpretarse como huellas dactilares humanas dibujando “formas deliberadas, ordenadas e intencionales”. .

Puede haber otras huellas de neandertales en cuevas conocidas por su trabajo en el período del Paleolítico superior, y es posible que aún no sepamos cómo atribuirlas a los neandertales.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores realizaron un análisis de trazadores, utilizando fotogrametría para crear modelos 3D de estos marcadores y poder compararlos con otros humanos conocidos. A partir de la forma, el espaciado y la disposición de las inscripciones, el equipo verificó que son creaciones hechas por la mano humana.

¿Arte, oportunidad o símbolo?

Entre las razones por las que todavía se sabe tan poco sobre la expresión artística de los neandertales, señala Marquet, “hoy en día quedan muy pocos restos murarios conocidos o al menos bien atribuidos: La Roche-Cotard y quizás las Tres Cuevas Españolas, de las que algunos dudan sobre su noviazgo”, según sus palabras. En arqueología, este tipo de línea que se limita a las paredes de las cuevas se denomina “arte mural”, ya que no se realiza ni el suelo ni el techo.

Es muy difícil descifrar la expresión simbólica de los neandertales porque los dibujos no son simbólicos

Sobre todo, hay “huellas reconocibles de sus representaciones en objetos encontrados en yacimientos neandertales”, explica a SINC la investigadora francesa. Aunque lo admite, “es probable que haya otras huellas neandertales en las cuevas que se sabe que se hicieron en el Paleolítico superior, y es posible que no sepamos cómo atribuirlas a los neandertales porque necesitaríamos una forma de fecharlas. ” Menciona, por ejemplo, la cueva de Bich-Merle, en el departamento francés de Lot, “donde hay rastros muy largos de huellas dactilares que han sido nombradas macarrones Parece tener un color ligeramente diferente al de los trazos del Paleolítico superior, pero ¿cómo prueba que esta diferencia de color corresponde a una diferencia de edad? ”


En cuanto a la expresión simbólica de estos humanos extintos que habitaron Europa, Oriente Próximo y Asia Central hace entre 400.000 y 40.000 años, “es más difícil (descifrar) porque los dibujos no son metafóricos”, según el autor principal, “ e incluso si lo fueran, para algunos historiadores de la prehistoria, los dibujos del Paleolítico Superior tienen un significado que nunca conoceremos, dijo Michel L’Or Blanchet.

el primer paso es salir

Para comprender mejor el contexto de estas representaciones encontradas en el Valle del Loira, el equipo fechó los suelos de las cuevas utilizando luminiscencia estimulada ópticamente. Así pudieron determinar que la cueva estaba cerrada por un relleno de sedimentos hace unos 57.000 años, mucho antes de la Un hombre sabio asentados en la zona.

Este descubrimiento, junto con el hecho de que las herramientas de piedra encontradas dentro de la cueva eran solo musterienses (el nombre de una tecnología del Paleolítico Medio asociada con los neandertales) forman una fuerte evidencia de que estos grabados son obra de los neandertales.

Los neandertales no solo dibujaron líneas y curvas o trabajaron en los huesos de las aves, sino que su conciencia también les permitió dejar huellas deliberadamente, siguiendo un diseño meticuloso.

La intención que dibujaron no está nada clara, aunque estos signos de su presencia hablan de comportamientos y actividades tan complejas y variadas como las de nuestros antepasados ​​directos.

¿Qué nos dicen estos grabados sobre las diferencias de representación y técnicas utilizadas entre neandertales y sapiens? Marquet responde: “Según Michel L’Or Blanchet y otros especialistas, las inscripciones del Paleolítico Superior son simbólicas pero difíciles de interpretar. Lo interesante de estos hallazgos en el Valle del Loira es que ahora tenemos que aceptar que los neandertales no solo dibujaron líneas y curvas, no trabajaron únicamente sobre los huesos de las aves, sino que su conciencia también les permitió dejar trazos aplicados, construidos y deliberados, siguiendo un diseño cuidadoso y meditado.

Cada una de estas investigaciones ofrece el potencial de avances en el uso de nuevas técnicas científicas que nos acerquen a los restos de nuestros antepasados. Consultado al respecto, el profesor de la Universidad de Tours señaló que en este caso “la fotogrametría jugó un papel muy importante”, ya que a partir del diagrama esquemático es posible realizar secciones transversales que facilitan la medición de “secciones de línea”.

Las llamadas imágenes RTI (Imágenes de reflexión de transformación) “permite estudiar la topografía de estas líneas, y con microscopía digital, obtener grandes aumentos en las paredes de la cueva”. Con un escaneo de cavidad completa, se pueden tomar medidas y “tecnología”. LIDAR (Detección de luz y rango) desde el exterior nos da una buena vista del terreno. “Todas estas técnicas en conjunto, concluye, nos permiten ‘leer’ las superficies de las cuevas y, por lo tanto, descifrarlas mejor y tratar de comprenderlas”.

Ref: Marquet JC, y otros. “Grabados neandertales inconfundibles más antiguos en paredes de cuevas: La Roche-Coutard, Valle del Loira, Francia”. Más uno (2023)

Fuente: SINC / Derechos: Creative Commons.

Leave a Comment